El mundo de Custodio | Libros
16894
page-template-default,page,page-id-16894,symple-shortcodes ,symple-shortcodes-responsive,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive

Libros

El papel higiénico y otros asuntos de suma importancia. El mundo de Custodio. Libro I

El papel higiénico y otros asuntos de suma importancia. El mundo de Custodio. Libro I

El enfrentamiento de Custodio con la testaruda realidad convierte cualquier situación vivida en algo disparatado. Custodio, roñica, delgaducho y calvo, trabaja como farmacéutico en Bembibre, un hermoso pueblecito de la comarca de El Bierzo. Allí se dedica a elaborar brebajes y ungüentos para sus parroquianos cuando no está luchando contra el despilfarro de su familia numerosa. Tan pronto lo veremos produciendo remedios  “fabulosos y muy inocuos” como racionando la luz y el papel higiénico a su mujer y a sus siete fieras.

El mundo de Custodio es el mundo de un Quijote científico de finales del siglo XX; sus ideales, los de
salvar a todos los que se le pongan por delante. A lo largo de estas páginas, Milagros, su esposa y conejillo de Indias, tratará de que su marido aterrice de una vez por todas. ¿Lo logrará?

Basado en hechos surrealistas. El mundo de Custodio. Libro II

Basado en hechos surrealistas. El mundo de Custodio. Libro II

Basado en hechos surrealistas es el segundo libro de la serie El mundo de Custodio. En el primer libro de esta colección, El papel higiénico y otros asuntos de suma importancia, nos encontrábamos por primera vez con este personaje quijotesco en una batalla perdida contra los avances de la vida moderna y los gastos superfluos de la familia.

En este segundo libro, Custodio, además de sorprendernos con otras cuantas manías, continuará enfrentándose a sus “molinos de viento”: verrugas, despilfarros, malos humos y una familia que se empeña en utilizar el “cuchillo de palo”.

Abróchense pues el cinturón, que nos vamos con Custodio. Pero el cinturón del pantalón, ¡ojo! Que el del coche, yendo tan apretados como van, no les va a hacer falta. Sobre todo a los gamberros que van en el maletero.